Pican, pero no se van

Cuando tienes un grano en el culo lo notas. Además, salvo atléticas excepciones, las nalgas poseen una carne flácida que no favorece la explosión del grano. Asqueroso, lo sé. Imaginad que es vuestro culo, que siempre repele menos. No os hagáis los tontos, que sé que os metéis bajo las sábanas cada mañana a oler lo que sale de él. Y si hace ruido, mejor. Lo que quiero decir es que los granos en el culo molestan, y es imposible quitarlos. Un día, sin comerlo ni beberlo -mis disculpas por asociar esta expresión al anístico caso que nos ocupa-, se van.

Alan Harper, el mejor ejemplo de grano

Sigue leyendo

Clases prácticas de postureo

Hoy he encontrado una campaña de Zoco, el pacharán. Muchos de vosotros ni siquiera sabréis qué coño es ese brebaje. Sí, he dicho coño, es mi blog y digo lo que me sale de los mondongos. Cacafuti. El caso es que el anuncio de marras me ha llegado a la superficie de la patata. No ha penetrado del todo porque, joder, es sólo un anuncio; aunque tiene su mensaje. El pacharán en sí es de los más flojetes que he probado y sí, soy un tío de veinticuatro años -la flor de la vida, vamos- al que le gusta el pacharán. Soy más de poker que de mus y, no nos engañemos, esto de escribir un blog es hipster de cojones. Llevo gafas de pasta a veces y barba de mendigo siempre. Cuidadosamente arreglada, además, porque soy un mendigo cool. Pero, por lo demás, soy un tío de lo más cañí. Y no he puesto tío en negrita dos veces -con esta dos, cuenta otra vez- por pura casualidad. Al lío, que me enrollo. Os dejo un cuadrito con el vídeo y vosotros juzgáis. Debajo sigo desvariando, no os larguéis.

Sigue leyendo

Profesores que

Esta mañana, estando en clase, un profesor ha decidido que era el momento de ponerse filosófico. ¿Qué está pasando con la enseñanza?, ha preguntado. ¿Por qué no estáis más motivados?

Quizá porque los profesores como tú, se dedican a colocar una diapositiva detrás de otra y vendernos que nos están enseñando. Eso me han entrado ganas de contestarle, pero me he tenido que callar porque tenía mucho sueño. Es que eran las diez de la mañana y… ¡Aunque no es excusa! Tanta huelga estudiantil y tanta pollez sólo sirven para que perdamos clase y darle la razón a aquellos que dicen que nunca vamos. Que a lo mejor es verdad, pero tampoco nadie tiene por qué saberlo. No vamos a arreglar nada si no mandamos a la hoguera a todos los incompetentes que se las dan de maestros y se traban al resolver una ecuación de segundo grado mientras los educadores de verdad se quedan en la calle por no seguir el programa o cualquier otra excusa. No, hoguera no, que huele mal. ¡Guillotina!

einstein

Imagen: Discusionez.com

Sigue leyendo

Fracaso estudiantil

Me gusta pasar las horas muertas en la biblioteca de la universidad mandando callar a la gente. Es un hobby que tengo, llamadme raro.

biblioteca-juego-ping-pong

Imagen: WordPress

En la biblioteca de mi facultad te puedes encontrar de todo. Bueno, menos tías buenas, que estamos hablando de una facultad de informática. Puedes encontrar una revista con chimpancés jugando al ping pong, o videojuegos, pero no tías buenas. A lo mejor si quitáramos los monos y los videojuegos les daba por venir a las de derecho o las de filosofía, que están a un paso y su biblioteca es una cochambre -qué palabra tan bonita, coño, cochambre-, pero entonces no tendríamos monos y esto sería mucho más feo. Dónde va a parar.

Sigue leyendo

Nace Crocuta

A mí me suena a croqueta, dirá algún espabilado. Pues sí, para qué engañarnos. ¿Hay algo más divertido que una croqueta? Muchas cosas. Calla. Infinidad, pero creo que, si pongo el listón en la croqueta, muy mal se tiene que dar para que no os echéis un par de jajas mientras leéis este nuevo (des)propósito. Sí, jajas.

Crocuta, si vais de listos, no es más que un tipo de hiena. Crocuta crocuta, para ser más exactos. Una con manchas y ojos saltones. Parece ser que hay más tipos aparte de esa, pero que esa es la que mola bien lo sabe Disney, que la eligió para esa peculiar reinterpretación de Hamlet a la que llamó El Rey León. Sí, también es un sitio hipster este y el autor se las da de entendido de la vida. Ha leído mucho. Y habla de sí mismo en tercera persona. Como una puta cabra, si es que las cabras hablasen de sí mismas.

En definitiva, este es un sitio donde un intento de hombre intentará descargar su intento de cabeza. ¿Hará gracia? O dará miedo, depende de lo que opinen ustedes de los dementes. En cualquier caso, y como bien ya ha dicho Scar, ¡preparaos! Y el que se tome todo el discurso del león al pie de la letra, allá él.